sábado, 7 de febrero de 2009

De eternos

Promesa de eternos mares
jugando a ser un mundo único
y entre toda esta mierda
el Amor figurándose en la realidad
bailando y pasos inventando
siempre, siempre jugando a ser supuesto
imagen de las imágenes
y otra vez supuestas, supuestas
supuestas aguas donde hundirse.

Con dos luces amaneció
en su hora exacta
no sé si contra mí conspira
o simplemente he caído en la diversión
hermética en la que el espíritu
puede más que el erguido cuerpo.

Y otra vez digo: Pura mierda,
la amenaza que vive constante
en mis adentros me consuela en la soledad
y en mis aires de grandeza me consume.

1 comentario:

Jon Jonenjur dijo...

Apasionados versos que describen con rigor el amor en sus distancias, y los afectos que produce. Me ha gustado mucho.

Un beso