viernes, 25 de septiembre de 2009

Cosas que faltan

Esa forma ronca y aturdida
de darte a mí
y luego romper yo cada parte
de ese trato y aquello que da miedo nombrar.
Inmaduro afecto de nadie
Un revoltijo de todo
En el revoltijo todos.

Así lo dijo el andaluz:
No sé que es, pero hay algo en nuestras vidas.
Quizás nadie puede.
Ya es imposible alcanzarlo
Tocar, saberlo, callarlo
Llegar y quedarse más de lo previsto
en lo que hoy no entiendo y me da miedo nombrar.

1 comentario:

Ricardo Ferreirós dijo...

Nombrar que no te miedo.

Somos dueños
de nuestros pensamientos.
!Exclavos de nuestras palabras!